martes, 9 de julio de 2013

Consejos para embarazadas: la alimentación en verano

Si el calor veraniego es, en ocasiones, difícil de llevar, para las mujeres embarazadas lo es todavía más.  A veces les aumenta la somnolencia, la sudoración e incluso los mareos o náuseas, por ello la alimentación es muy importante en esta época. Es necesario que ingieran la comida adecuada para minimizar estos efectos y que se sientan mejor.

Te dejo unas recomendaciones sencillas que se deben seguir:

1. Evitar comidas pesadas y calientes como guisos, legumbres etc. Provocan calor corporal y además, las digestiones son más pesadas. Se deben cambiar por verduras, frutas e hidratos de carbono que son ricos en fibra y agua. Ensaladas completas (de pasta, garbanzos, lentejas etc.), fruta, sopas frías y el rico gazpacho son ideales ya que son frescas, nutritivas, mejoran la hidratación y el tránsito intestinal.

2. La hidratación,  como te comento es fundamental, ya que en verano la sudoración aumenta y se pierde mucho líquido. Además, como se suele decir hay que beber por dos, por ello lo mejor es tomar dos litros de agua diarios. A algunas personas les baja la tensión con el bochorno, en ese caso, una buena forma de refrescarse y aumentar el azúcar es bebiendo refrescos, zumos y bebidas energéticas pero eso sí, que sean naturales o lights para que las calorías no aumenten en acceso.

Se deben evitar las bebidas estimulantes, excitantes y con gas ya que hinchan el estómago y producen malestar. Obviamente, el alcohol está prohibido totalmente, por prescripción médica.

3. La horchata. Quizá te extrañe esta recomendación, pero la bebida extraída de la chufa y originaria de Valencia está altamente recomendada para embarazadas, no sólo en verano, si no todo el año. Tiene muchos nutrientes, vitaminas C y E y minerales como el fósforo, el magnesio, el potasio, el calcio y el hierro. También contiene proteínas y antioxidantes y ayuda a regular el tránsito intestinal y disminuir el colesterol y los triglicéridos. No contiene gluten ni lactosa, por ello es además, un buen sustitutivo de la leche y una buena alternativa para celíacos.

4.  Elige lugares frescos: Debes tratar de mantenerte en lugares frescos, en donde haya poca cantidad de gente, ya que el calor del cuerpo se transmite al ambiente, especialmente en lugares pequeños y poco ventilados.

Todos debemos cuidarnos del calor pero las embarazadas especialmente para llevar mejor el verano. Otro consejo: hay que tener paciencia y dejarse llevar.

Espero que estas sugerencias te sean útiles, este jueves también tendremos otro post sobre las embarazadas, no te lo pierdas porque será muy interesante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario