martes, 19 de noviembre de 2013

Alimentarse de forma sana en invierno



En anteriores posts, te indiqué cómo puedes cuidar tu piel en invierno para evitar que se reseque y hoy te voy a indicar algunos consejos para mejorar tu alimentación en la estación del frío. Muchas veces nos hablan de la mejor comida para el verano debido al calor y la deshidratación. Pero invierno también debemos tener cuidado ya que el frío nos deshidrata igualmente y a veces hace que nos flaqueen las fuerzas.

Evítalo con estas pautas:

1. Las vitaminas son necesarias ya que en invierno, además de que hay menos luz y sol, estamos más estresados. Las encontrarás en la fruta, como las naranjas, y la verdura. ¡Si quieres entrar en calor puedes tomar las verduras asadas!

Los yogures también son muy beneficiosos, ya que contienen bacterias probióticas que te ayudan a potenciar las defensas inmunológicas de tu organismo. Te cuidarás de los resfriados y, por otro lado, conseguirás cuidar y estimular la flora intestinal.

2. Toma productos calientes y energéticos, esto no significa que tengas que subir de peso. Puedes tomar sopas de verduras (cebolla, zanahoria, tomate o champiñones) y/o legumbres que puedes cocinar también con vegetales. Un plato de lentejas, por ejemplo, contiene mucho hierro, está delicioso y cocinado de forma ligera no tiene porqué engordar. Guisos de ternera, estofados, etc. son otras opciones.

3. El pescado y la carne siempre son apetecibles y contienen muchas proteínas. No los dejes de lado pero tampoco te sobrealimentes, dos veces a la semana de cada uno de ellos, combinados con los platos calientes comentados anteriormente son una buena proporción.

4. Beber mucha agua es importante ya que el frío deshidrata tanto como el calor. Debes tomar 1,5 litros al día, al menos. Si te da pereza o quieres entrar en calor, puedes tomar infusiones pero debes tener cuidado con el azúcar.

5. Cuida las cinco comidas. Aunque te levantes pronto hay que desayunar bien, no te dejes llevar por las prisas, ya que es la comida principal que nos ayuda afrontar gran parte de la jornada. La comida es la ingesta principal pero tampoco debes sentirte pesada, después merienda fruta con una infusión caliente y haz una cena ligera para poder dormir a gusto y levantarte con un poco de hambre para poder desayunar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario