jueves, 27 de febrero de 2014

Desayunar bien evita la obesidad y el colesterol

Foto: www.sportlife.com

Los dietistas siempre insisten: el desayuno es la comida más importante del día; nos ayuda a afrontar con energía la jornada; y es necesaria tras ocho horas o más sin comer.

Pero aún así, son muchas las personas que a diario acuden al trabajo o a clase sin desayunar o bien toman un café rápido porque tienen prisa, quieren dormir más o piensan que así adelgazan. Pues es totalmente incorrecto ya que este mal hábito nos conduce a tener más hambre durante el día, según indica el doctor Camilo Silva en este artículo, hasta el punto de que comemos más de lo debido a mediodía y por la noche. Si cenamos mucho no digerimos al acostarnos y nos levantamos pesados por eso no tenemos ganas de desayunar, ahí empieza el círculo vicioso.

Si al levantarte te queda una larga jornada por delante, lo mejor y más lógico es que tomes entonces la comida más fuerte. Si no desayunas o tomas cualquier cosa puedes estar de mal humor, con menor concentración de la que podrías tener y más cansado de lo necesario ya que el principal aporte energético es la alimentación. Por otro lado, el intestino no tiene fuerza para trabajar y puede que funcione peor.

A largo plazo, esta mala costumbre, puede llevar a graves consecuencias: obesidad, colesterol y diabetes. Se debe a que al comer más por la tarde y por la noche no se digiere correctamente.

¿Qué debe contener un desayuno saludable?
1. Alimentos energéticos y vitamínicos.
Un zumo de naranja tiene mucha vitamina C y proporciona mucha energía. Si estás acostumbrado al café puedes tomarlo ya que es antioxidante y también es energético pero recuerda no abusar ya que contiene bastante cafeína y además de afectar a los nervios puede sentar mal al estómago.

2. Carbohidratos.
Si te gustan los cereales es un buen momento para tomarlos ya que proporcionan energía y tienes todo el día para quemar las calorías que proporcionan. Si estás a dieta, puedes tomar el pan del día concentrado en el desayuno con queso blanco, aceite o jamón cocido.

3. Fruta.
En zumos como te he indicado antes o bien en una macedonia, la fruta contiene glucosa natural que  viene muy bien al cerebro.

Y además, para concluir, te indico algunos consejos: desayuna sentado para hacerlo tranquilamente y digerir bien. Quédate con un poco de hambre, tampoco es cuestión de sentirse pesado durante la mañana. Si te gustan los lácteos pero no los asimilas bien, recuerda que tienes la opción de la leche desnatada, sin lactosa, etc. y que cada vez son más los productos que salen en el mercado.

Ya sabes, desayunar antes de salir de casa es tan importante o incluso más que ir bien dormido y bien vestido. ¡Es un cuidado que no se ve pero se siente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario